Independiente sigue sin hacer pie y ahora su verdugo fue Platense, invicto y escolta

El equipo de su extécnico, Omar De Felippe, Platense, lo superó por 3 a 1 dando vuelta el marcador inicial que favorecía al "rojo".

Deportes Por: télam 05 de julio de 2022
62c38d275019b_450

Independiente sigue de mal en peor en el campeonato de la Liga Profesional y cerró la sexta fecha del certamen en la 18va. posición tras sumar su segunda derrota en fila luego de la de Patronato en Paraná, siendo su verdugo la noche del lunes en Avellaneda el invicto y escolta de los punteros Gimnasia y Esgrima La Plata y Newell's Old Boys, el equipo de su extécnico, Omar De Felippe, Platense, que lo superó por 3 a 1 dando vuelta el marcador inicial que favorecía al "rojo".

Es que Independiente mostró algunos atisbos de lo que pretende su entrenador, Eduardo Domínguez, hasta la mitad del primer tiempo, lapso en el que pudo ponerse en ventaja a los 22 minutos tras un centro al segundo palo que bajó de cabeza Leandro Benegas para que Lucas Rodriguez convirtiera abajo del arco.

Ese tanto, sin embargo, en vez de darle confianza a los locales, provocó un efecto inverso, ya que fue Platense el que empezó a crecer en su juego, sin ningún sentimiento de culpa por la desventaja sufrida en el Libertadores de América-Ricardo Bochini ante una hasta ese momento efusiva parcialidad "roja".

Platense parece un equipo solidificado y seguro de lo que quiere, a partir de la tranquilidad que transmite De Felippe, y eso se notó por su rendimiento creciente que le permitió empatar en las postrimerías de esa primera etapa a través del ex San Lorenzo, Alexis Sabella, tras un error en la salida del hoy titular Iván Marcone.

Con ese acicate salió a jugar el "Calamar" la segunda etapa ante un atribulado Independiente, que venía de perder también por 3-1 en la fecha pasada ante el sumido en zona de descenso, Patronato.

Y esos estados de ánimo resultaron decisivos para el resultado del partido, tanto como los cambios acertados que realizó De Felippe y los erróneos que efectuó Domínguez.

La traducción de ambas cosas empezó a verse a los 27 minutos cuando uno de los ingresados, Horacio Tijanovich puso el 2-1 para su equipo con un remate sesgado desde la izquierda que rozó en Alex Vigo.

A partir de entonces todo fue impaciencia y descontrol para Independiente, adentro de la cancha y fuera de ella, donde sus hinchas terminaron cayendo en el ya terminal "que se vayan todos", que por primera vez incluyó a un grupo que se acercó al banco de suplentes para insultar y pedirle la salida al técnico Domínguez.

Te puede interesar