Robert Patrick, el actor que comprobó que la ciencia ficción "no tiene límites"

En ese mundo, lo que sea que tu mente pueda crear es posible, y me parece algo completamente apasionante", aseguró el actor en diálogo con Télam, a horas de presentarse en el primero de los tres paneles que protagonizará en Argentina Comic-Con.

Espectáculos Por: télam 22 de mayo de 2022
6289362789e81_450

El estadounidense Robert Patrick, mejor conocido en la piel del implacable villano T-1000 en "Terminator 2: El juicio final" y como el peligroso antagonista de la reciente y exitosa serie de HBO Max "Peacemaker", llegó al país para participar en la Argentina Comic-Con, que lo recibe como una figura indiscutida de la cultura pop y como una prueba viviente de que la ciencia ficción "no tiene límites".

"En ese mundo, lo que sea que tu mente pueda crear es posible, y me parece algo completamente apasionante", aseguró el intérprete en diálogo con Télam, a horas de presentarse en el primero de los tres paneles que protagonizará en esta edición presencial de la convención que se desarrolla este fin de semana en el predio de Costa Salguero.

La frase consigue sintetizar el espíritu mismo del encuentro local por excelencia de la cultura pop, que desde hace más de una década reúne a miles de fans para celebrar el masivo universo del entretenimiento de ciencia ficción, terror, fantasía y acción. En definitiva, un terreno que Patrick, a los 63 años, todavía sabe dominar.

Su caso se trata de un combo total: el augurio de sus primeros trabajos en cine con el realizador Cirio H. Santiago, la eterna encarnación del enemigo de Schwarzenegger en la cinta de James Cameron y su habilidad para dar vida a papeles rudos fueron el cóctel que lo posicionó como un habitué en historias pochocleras de alto voltaje.

Te puede interesar

La historia de los refranes: "Ojo por ojo, diente por diente"

Terminamos el refrán de la semana anterior –“Del árbol caído, todos hacen leña”- con un ejemplo salvador: Jesucristo, trascendiendo los maderos de su cruz. Empecemos el de hoy con Él, que dio un giro de ciento ochenta grados a esta sentencia: venganza justiciera no. Darle la otra mejilla al que nos abofeteó.

615ec3c25708a_450