Apuñaló a su pareja, lo declararon inimputable y la familia de ella vive con miedo

Policiales 25 de marzo de 2022 Por télam
"Estamos aterradas. Él está libre y sabe exactamente dónde vivimos", aseguró Karina Juncos, hermana de María Dolores, quien fue asesinada por Ramón Acuña en septiembre de 2020.
z3

Un hombre que asesinó de 11 puñaladas a su pareja en septiembre de 2020 en la localidad bonaerense de Isidro Casanova fue declarado inimputable por un Tribunal Oral de La Matanza, que decidió enviarlo a su domicilio bajo la sugerencia de realizar un tratamiento psiquiátrico, a pesar de que para el fiscal del caso representa un "riesgo para terceros" y la familia de la víctima denunció que nunca fue notificada de la liberación del acusado y teme que pueda regresar para atacarlos.

"Estamos aterradas. Tenemos mucha angustia y desesperación. Él está libre y sabe exactamente dónde vivimos. Después de lo que hizo, no sabemos qué esperar de un tipo así", expresó angustiada en diálogo con Télam Karina Juncos, hermana de la víctima, que dijo que "no recibió ni una sola explicación de la Justicia" sobre la liberación de Ramón Hermes Acuña (78).

El hombre fue considerado "inimputable" por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de La Matanza el pasado 22 de febrero, a pesar de que estaba acusado de ser el autor del "homicidio agravado por el vínculo de pareja existente con la víctima y por haberse perpetrado contra una mujer por un hombre, mediando violencia de género" en perjuicio de su pareja, María Dolores Juncos.

Tal medida fue adoptada por los jueces Alfredo Drocchi, Matías Rouco y Andrea Schiebeler, que basaron su fallo en una pericia psiquiátrica realizada por profesionales del Gabinete Psiquiátrico Forense, dependiente de la Dirección de Salud Mental de la Dirección Provincial de Salud Penitenciaria.

La misma determinó que "el acusado no estaba en condiciones de ser juzgado" y que "no presenta riesgo cierto e inminente en la actualidad", por lo que los magistrados ordenaron su inmediata excarcelación y solamente le "sugirieron" a Hermes Acuña "la continuación de un tratamiento psicológico - psiquiátrico".

Nueve meses antes, en otra pericia, psiquiatras de la Procuración General de la Suprema Corte de Justicia bonaerense habían hecho un diagnóstico similar, al aducir que Hermes "no obró con voluntad ni libertad de conciencia dado que su accionar estuvo condicionado por síndrome delirante celotípico montado en personalidad premórbida de tipo narcisista".

Sin embargo, dicho informe decía que el hombre de 78 años presentaba "alteraciones morbosas de sus facultades mentales con ideación de perjuicio de terceros y rasgos paranoides, que son pasibles de desencadenarse toda vez que se pongan en riesgo sus intereses", por lo que recomendaron que el hombre "sea internado en un establecimiento psiquiátrico".

Te puede interesar