Diario Popular Digital Diario Popular Digital

Trigo transgénico: mientras Brasil lo aprueba, la Justicia argentina pone reparos

El país carioca avaló la harina HB4. Aquí una resolución judicial reclama participación pública y mayor información sobre este producto, criticado por sus efectos en la salud.

Sociedad 21 de noviembre de 2021 télam télam
210019

A los productores agroecológicos y a los trigueros comerciales que forman parte del agronegocio los une el espanto. Aunque enfrentados por el modelo de producción –una transición en armonía con la naturaleza versus monocultivos industriales con millones de litros de agrotóxicos–, en el último tiempo coincidieron en presentaciones judiciales y pedidos al gobierno nacional para evitar la liberación del enemigo en común: el trigo transgénico.

A una semana de que la Comisión Técnica de Bioseguridad de Brasil aprobara la comercialización de la harina de trigo HB4 desarrollada por la empresa biotecnológica Bioceres –en colaboración con la Universidad Nacional del Litoral y el Conicet–, en Argentina la que se pronunció fue la justicia federal. El jueves pasado advirtió “la clara necesidad de un amplio ámbito de acceso a toda la información disponible en la materia y de participación pública en el proceso de toma de decisiones” por tratarse del “primero que se autoriza de su especie a nivel mundial”.

En concreto, el Juzgado Contencioso Administrativo Federal N°3, a cargo de Santiago Carrillo, ordenó al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación a publicar en el término de cinco días, sin restricciones y en su página web, la totalidad de los informes de los que se valió la Resolución 41/2020 que autorizó el potencial cultivo de trigo HB4 (sujeto al interés comercial de Brasil). Lo exhortó, además, a que en el término de veinte días “diseñe, implemente y ponga en funcionamiento un procedimiento de participación ciudadana adecuado a los estándares constitucionales aplicables (Acuerdo de Escazú, ley 27.566) que permita a todo interesado a efectuar presentaciones ante la autoridad de aplicación, las que deberán ser consideradas”.

En paralelo, insta al Instituto Nacional de Semillas (INASE) a que en un plazo de cinco días publique en el Boletín Oficial la Resolución 535/2021 por la cual el INASE da cuenta de los riesgos de la contaminación cruzada que representa el trigo transgénico en contacto con el tradicional.

La orden judicial se dictó en el marco de la causa madre sobre los Organismos Genéticamente Modificados (OGM), en la que el fiscal Fabián Canda, a cargo de la Fiscalía Nº 8 en lo Civil, Comercial y Contencioso Administrativo Federal, había pedido la suspensión provisional de la autorización para comercializar la semilla, los productos y subproductos derivados del OGM HB4.

“Si bien no hace lugar a la suspensión, la resolución es buena porque reconoce los déficits que presentan los OGM en cuanto a las evaluaciones del riesgo; se cuestiona la validez del sistema de aprobación”, explica Fernando Cabaleiro, de la ONG Naturaleza de Derecho, uno de los abogados impulsores de la causa.

“Los planteos en la justicia –agrega– están concentrados en la contaminación genética, los riesgos que representan a la salud, a la afectación de los derechos humanos a la agroecología y a una alimentación adecuada”.

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter